sombreros antigarras



La cordura solo se mantiene por el continuo aletear de ese pájaro que se nos posó sobre la cabeza
Pero todo peligra cuando nos empeñamos en ponernos sombreros para evitar que el pájaro nos pinche con sus garras.
Entonces el caer depende de lo bueno que sea la cuerda que sujeta el sombrero a nuestra cabeza. Eso si se le puso alguna claro.
Al contrario de lo que se suele pensar lo contrario de la cordura no es la locura, es la estupidez.

No hay comentarios: