En el borde (10)

Sigo a un elefante y en el camino vivo increibles aventuras, de predecible final, conocida trama y unos, como siempre, asombrosos planteamientos.

¿porque será que los planteamientos son más interesantes que sus desarrollos?

Quizás sea que un planteamiento es un "de repente", y su desarrollo lo inevitable.

No hay comentarios: