el jinete de la apocalipsis

Ayer conocí a uno de los jinetes de la apocalipsis, no se muy bien cual de todos era, la verdad es que no se mucho sobre ellos. Tan solo tengo algunas imágenes de mi infancia, por las que se que, ni son buenos, ni traen buenas noticias. Ahora también se que les huele el aliento a perfume barato. Es como cuando alguien ha comido ajo y se le repite, pero esta vez con perfume barato. El ajo crudo no huele mal, del todo, el repetido sí, pues lo mismo pasa con el perfume barato.


La cosa es que le deseé un buen año nuevo, a lo que el respondió pindiéndome la documentación, yo le dije que me llamaba Rafa y le pregunte por su nombre, a lo que respondió con un guantazo, yo le devolví un beso, el grito muy alto, yo me desmaye, no pude soportar tanto aliento a perfume barato.


Todo esto fue ayer, en el 2013, hoy, que ya es 2014, me desperté de mi desmayo pensando que todo fue un sueño, pero mi ropa olía a perfume barato, y tenía un regusto raro en la boca. Me comí una manzana, dos mandarinas y un plátano, me fui al mar y me bañé. No está bien empezar el año oliendo a perfume barato y encima repetido.

No hay comentarios: