Habita en la cabeza




Vive en mi cabeza, pero en la superficie, en una casa fuertemente agarrada a mi cuero cabelludo. Los días en los que sale a  pasear aprovecho para entrar furtivamente en su casa. Me gusta registrar sus cajones y vestirme con su ropa. Siempre encuentro las mismas cosas y me visto con las mismas ropas, pero de vez en cuando aparece algo nuevo.
Tan solo por estas pocas veces que aparece algo nuevo vale la pena correr el riesgo de que me pille en su casa.
No lo he dicho, en esa casa vive Locura, no es mala gente, lo único malo es que tiene la manía de contagiarlo todo de si misma.

No hay comentarios: